Adicción

photo-1476485010923-08421403348c.jpeg
Fotografía: Allef Vinicius

Me acostumbré

a escuchar el ritmo

que marcaba el metrónomo

de tus pies,

a que alargases

mis domingos,

a que frenases

mis tormentas.

 

Me acostumbré

al sello de tu voz

que acabó grabado

en mis oídos,

como el poema

que cualquier poeta

sin inspiración

quisiera tener.

 

Me acostumbré

a los columpios

que balanceaban

nuestro tiempo,

soltándolo

segundo a segundo,

alternando su duración

en cada uno de ellos.

 

Me acostumbré

a lo prohibido,

a tu cajón desordenado,

a coser los planes

almacenados

que se fueron rompiendo,

a la música que componías

con tus dedos en mi espalda.

 

Me acostumbré a lo bonito.

Me acostumbré a ti.

 

Copyrighted.com Registered & Protected  PZ6U-M0R8-EBHY-OYJN

8 comentarios sobre “Adicción

  1. Simple pero de una belleza arrolladora, como los grandes: sencillez y complejidad en un solo poema. Cuesta aceptarlo, pero a veces uno se acostumbra al amor, y no al desamor al que tanto cantamos algunos pseudopoetas como yo. Te sigo leyendo, saludos poéticos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s