Naufragios sin deslices

xuan-nguyen-716289-unsplash
Fotografía: Xuan Nguyen

La manía de estorbarse,
los duelos sin sombreros,
hacer gusanos a las mariposas.
No he logrado encontrarte
después de encontrarme a mí.
Típicos naufragios sin deslices.
Comparaciones entre torpes cobardes,
canciones a resolver que aparecen a ratos,
los tequilas que las queman.
Después vienen los abrazos que ya están viejos,
con ellos sus arrugas.
Vienen esperanzas, cartas, libros de bolsillo
y a veces personas de paso.
Decisiones a modo de accidentes,
otras que se convierten en escaleras.
Desfiles que te marcan la ruta,
historias de un autor sin conocer.
Y yo que nunca fui de brújulas
dejé atrás esa estación
sin ningún timón que me dejase a salvo.

 

Copyrighted.com Registered & Protected

10 comentarios sobre “Naufragios sin deslices

  1. Tequilas sin sal ni limón, ni mucho menos a sorbos; una copa entera y sólo con dos hielos. Porque el naufragio no es una derrota ni fracaso, y porque ni están muertos los que parecen muertos, ni están vencidos los vencidos por la mar existencial.
    Un poema que cala y atraviesa a cada palabra, y deja a su vez sin ellas para decirte en merecida justicia poética.

    Salud/os, Elena.

    Le gusta a 1 persona

  2. La vida es un naufragio
    que nos deja a merced de las olas,
    zarandeados sin piedad,
    a veces golpeados contra las rocas,
    otras flotando en el mar en calma
    hasta hallar una cálida playa
    donde otear el horizonte del futuro.

    Un poema precioso, Elena, me encanta. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s