Bajo tu oxígeno

Éramos lluvia dispuesta a arrasar con todas las calles de Madrid en plena noche de invierno, el claxon que sonaba en la madrugada, y la señal de prohibición capaz de parar el mundo. Volábamos los acordes del canon de Pachelbel, el silencio de alguien que amaba Neruda, y las más de 100 mentiras que inventó … Sigue leyendo Bajo tu oxígeno

Perennidad

Pondremos parches a las pieles rotas, y pintaremos las cicatrices tapándolas el rencor.   Recorreremos cada estación en un tren sin frenos, y veremos los vagones vacíos de aquellos que se rindieron.   Tendremos más sueños que Morfeo, y andaremos sobre las nubes hasta conseguir dar la vuelta al mundo.   Bailaremos las sonrisas que … Sigue leyendo Perennidad

Alice

  Podría asegurar que soy diminuta. Pero después de tu llegada, vuelvo a ser enorme.   Tu locura se arrastra a mi ser con las tazas de té que hacemos rutinarias.   Vas a ser mi maravilla. Esta vez, sin ese reloj de aquel conejo blanco.   Voy a ser tu baraja, ahora, sin ninguna … Sigue leyendo Alice

Fugaces

Nos atrevimos a tocar el cielo sin despegar los pies del suelo, pero fuimos cobardes al no desafiar a la gravedad, al no saber volar con el viento en contra. Cruzamos cada océano pisada a pisada, y decidimos navegar entre todas las montañas, pero nos faltó hacer una parada en aquel mirador y sentarnos en … Sigue leyendo Fugaces

Sagacidad

Supe que los gritos tenían menos valor cuando destruían el silencio; Ese idioma universal que archiva palabras rotas llegando a nuestros oídos de una manera reconstruida.   Supe que en ese silencio, había más historia que en el muro eléctrico de la voz que lo rompía. Que el chillido lanzaba piedras de más a un … Sigue leyendo Sagacidad

Crónicas memorables

Me atrevería a decir, que en los huesos de tus versos se cobijaban las sonrisas que explotaban en mi almohada, y que en los retales de mis sábanas estaban mis delirios provocados por los vértices de tus pestañas. Pusimos fronteras al mundo construyendo la nación que más historia tendrá. Los cuatro puntos cardinales se convirtieron … Sigue leyendo Crónicas memorables

Otoño

Delito sería tenerte delante y que las hojas no se rindieran a tus pies. Que el viento vea tu paso y no te abanique en tus andadas. Que el cielo no se duerma más temprano cuando observe que tu luz ya ha sido encendida.